Miguel García Álvarez

Sus inicios en el campo de la fisioterapia se originan en su pasión por el mundo del deporte, gran seguidor y practicante de deportes como baloncesto, natación, ciclismo, futbol, atletismo…

Esta afición por los deportes le lleva a cursar el ciclo formativo de grado superior de Actividades Físicas y Deportivas, obteniendo uno de los expedientes más brillantes de ese año (9,7 de nota media)

El paso siguiente era realizar la Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, pero una inoportuna lesión, la semana antes de las pruebas físicas de acceso, le impide superar una de ellas y acceder a la carrera.

En ese momento, debe someterse a un proceso de rehabilitación donde conoce de lleno y en primera persona el ámbito de la fisioterapia. Durante la misma, es consciente tanto de la labor profesional como humana que realiza el fisioterapeuta, ayudando a pacientes con distintos problemas y patologías, y con diferentes preocupaciones, ansiedades y dramas a superar esa situación.

Al año siguiente, una vez recuperado totalmente, decide matricularse en la Diplomatura de Fisioterapia; se había enamorado de esta profesión.

Tres años después ya era un recién diplomado en fisioterapia por la Universidad de Castilla-La Mancha siendo uno de los más destacados alumnos de su promoción. Año tras año ha seguido completando su curriculum con múltiples cursos de postgrado en universidades de prestigio españolas: Postgrados en Pilates y Acupuntura por la Universidad de Castilla-La Mancha, Experto en Fisioterapia Deportiva y Pilates por la Universidad Complutense de Madrid.

También con más cursos de menor reputación en otras instituciones no universitarias. Actualmente se encuentra realizando el Máster en Fisioterapia Manual del Aparato Locomotor en la Universidad de Alcalá de Henares con el que espera obtener el doctorado en poco tiempo.

Gran conocedor de la importancia de renovar conocimientos y adquirir nuevas habilidades, sin duda, su recorrido formativo todavía será muy largo…